Perú conmemora la riqueza de sus 48 lenguas, en el Día de las Lenguas Originarias

0

LIMA. – Perú celebró este sábado el Día de las Lenguas Originarias, una fecha en la que el país andino ensalza su enorme paisaje lingüístico de 48 lenguas, de las cuales 44 se hablan en la Amazonía y 4 en zonas de sierra.

El origen de esta conmemoración es el 27 de mayo de 1975, el día en el que, bajo el Gobierno de Juan Velasco Alvarado, se reconoció al quechua como lengua oficial de Perú.

La Base de Datos de Pueblos Indígenas u Originarios del Ministerio de Cultura explica que las lenguas originarias vigentes están agrupadas en 19 familias lingüísticas, y son la expresión de una identidad colectiva y de una manera distinta de concebir y de describir la realidad, por tanto, gozan de las condiciones necesarias para su mantenimiento y desarrollo en todas las funciones.

Detalla que la lengua quechua, que hablan casi 4 millones de peruanos, presenta 4 ramas que agrupan las variedades quechua amazónico, quechua norteño, quechua central y quechua sureño.

Además del quechua y sus variantes, las otras lenguas andinas son el jaqaru (hablada en el norte del país), el cauqui (en el centro) y el aimara (en el sur).

En cuanto a las amazónicas, el ashaninka es la lengua con mayor número de hablantes en gran parte de los departamentos con selva, y algunos ejemplos de las más de 40 que se conservan están el awajún, shipibo-konibo, shawi, matsigenka y achuar.

«La característica principal de las lenguas originarias es que cada una representa una conjunción de visiones, conocimientos, historias, así como una particular forma de interpretar la vida e interactuar con el entorno», señala el Ministerio de Cultura.

Pero hay otra faceta en este rico patrimonio lingüístico, según la Dirección General de Educación Básica Alternativa, Intercultural Bilingüe y de Servicios Educativos en el Ámbito Rural del Ministerio de Educación, de las 48 lenguas originarias vigentes en el país, 7 están en muy serio peligro de extinción: resígaro, omagua, taushiro, munichi, iñapari, iskonawa y chamikuro, pues solamente tienen pocos hablantes que son mayores.

Además, 35 lenguas originarias ya se han dejado de hablar en las últimas décadas, y por tanto han desaparecido.

El ministerio destaca que el mochica (hablada en valles norteños) y el uro (en la región sureña de Puno) están en proceso de recuperación por parte de los descendientes de sus respectivas comunidades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *