Prohíben la Biblia en escuelas primarias y secundarias en Distrito de Utah

0

Recuperado de:

Sam METZ/ AP

Utah, Estados Unidos.- El distrito escolar de Davis, al norte de Salt Lake City, con 72.000 alumnos, retiró la Biblia de sus escuelas primarias y secundarias, aunque la mantuvo en los institutos, después de que un comité revisara las escrituras en respuesta a una queja de los padres y determinaron que algunos versículos de la Biblia eran demasiado vulgares o violentos para los niños más pequeños.

El distrito ha retirado otros títulos, entre ellos «The Absolutely True Diary of a Part-Time Indian» de Sherman Alexie y «Looking for Alaska» de John Green, a raíz de una ley estatal de 2022 que exige a los distritos incluir a los padres en las decisiones sobre lo que constituye «material sensible».

El viernes, se presentó una queja sobre la escritura emblemática de la fe predominante en Utah, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, ampliamente conocida como la iglesia mormona.

El portavoz del distrito, Chris Williams, confirmó que alguien presentó una solicitud de revisión del Libro de Mormón, pero no quiso decir qué motivos se alegaban.

Citando una política de privacidad del consejo escolar, tampoco quiso decir si se trataba de la misma persona que se quejó de la Biblia.

Representantes de la Iglesia declinaron hacer comentarios sobre la impugnación.

Williams dijo que el distrito no distingue entre las solicitudes de revisión de libros y no tiene en cuenta si las quejas pueden ser presentadas como sátira. De las revisiones se encarga un comité formado por profesores, padres y administradores de la comunidad, mayoritariamente conservadora.

El comité publicó su decisión sobre la Biblia en una base de datos en línea de solicitudes de revisión y no dio más detalles sobre su razonamiento o sobre qué pasajes consideraba excesivamente violentos o vulgares.

La decisión se produce en un momento en que los padres activistas conservadores, incluidas las secciones estatales del grupo Parents United (Padres Unidos), acuden a los consejos escolares y a las sedes estatales de todo Estados Unidos, sembrando la alarma sobre la forma en que se habla de sexo y violencia en las escuelas.

Debido a la política de privacidad del distrito, se desconoce quién hizo la petición de prohibir la Biblia en las escuelas de Davis o si está afiliado a algún grupo mayor.

Una copia de la queja obtenida por The Salt Lake Tribune a través de una solicitud de registros públicos muestra que el padre señaló que la Biblia contiene casos de incesto, prostitución y violación.

La queja se refería a un «proceso de mala fe» y decía que el distrito estaba «cediendo la educación de nuestros hijos, los derechos de la Primera Enmienda y el acceso a la biblioteca» a Padres Unidos.

«Padres Unidos de Utah omitió uno de los libros más plagados de sexo que existen: La Biblia», decía la queja de los padres, fechada el 11 de diciembre. Más adelante añadía: «Sin duda encontrarán que la Biblia (según la ley estatal) no tiene ‘ningún valor serio para los menores’ porque es pornográfica según nuestra nueva definición».

El comité de revisión determinó que la Biblia no calificaba bajo la definición de Utah de lo que es pornográfico o indecente, razón por la cual permanece en las escuelas secundarias, dijo Williams.

El comité puede tomar sus propias decisiones en virtud de la nueva ley estatal de 2022 y ha aplicado diferentes normas basadas en las edades de los estudiantes en respuesta a múltiples desafíos, dijo.

Una parte no identificada presentó una apelación el miércoles.

La Biblia figura desde hace tiempo en la lista de libros más cuestionados de la Asociación Americana de Bibliotecas y fue retirada temporalmente de las estanterías el año pasado en distritos escolares de Texas y Misuri.

La preocupación por la posibilidad de que las nuevas políticas atrapen a la Biblia ha surgido de forma rutinaria en las cámaras estatales durante los debates sobre los esfuerzos para ampliar los procedimientos de prohibición de libros.

Eso incluye Arkansas, uno de los estados que promulgó una ley este año que sometería a los bibliotecarios a sanciones penales por proporcionar materiales «perjudiciales» a los menores, y crea un nuevo proceso para que el público solicite que los materiales sean reubicados en las bibliotecas.

«No quiero que la gente pueda decir: ‘No quiero la Biblia en la biblioteca», declaró durante una audiencia la senadora demócrata por Arkansas Linda Chesterfield.

Los padres que han presionado para tener más voz en la educación de sus hijos y en el plan de estudios y los materiales disponibles en las escuelas han argumentado que deberían controlar cómo se enseña a sus hijos sobre cuestiones como el género, la sexualidad y la raza.

EveryLibrary, un comité nacional de acción política, informó a The Associated Press el mes pasado de que estaba realizando un seguimiento de al menos 121 propuestas diferentes presentadas en las asambleas legislativas este año, dirigidas a las bibliotecas, los bibliotecarios, los educadores y el acceso a los materiales.

El número de intentos de prohibir o restringir libros en EE.UU. en 2022 fue el más alto de los últimos 20 años, según la Asociación Americana de Bibliotecas.

«Si la gente se indigna por la prohibición de la Biblia, debería indignarse por todos los libros que están siendo censurados en nuestras escuelas públicas», dijo Kasey Meehan, que dirige el programa Libertad para Leer en la organización de escritores PEN America.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *