Al menos 41 personas muertas en una riña en cárcel de Honduras y ordenan su intervención

0

TEGUCIGALPA.- Al menos 41 personas fallecieron y otras siete resultaron heridas en una riña y un incendio registrados este martes en el Centro Femenino de Adaptación Social (Cefas) cerca de la capital de Honduras, por lo que las autoridades de seguridad ordenaron su intervención inmediata.

El portavoz del Ministerio Público, Yuri Mora, confirmó a periodistas que «41 reclusas han fallecido por el momento, la mayoría están calcinadas», pero la cifra final se conocerá hasta que concluya el levantamiento de los cadáveres.

La presidenta de la Asociación de Familiares de Privados de Libertad, Delma Ordóñez, dijo a periodistas que la reyerta y el incendio en el Cefas ocurrieron supuestamente después de que las autoridades notificaron nuevas reglas al interior de la cárcel.

La viceministra de Seguridad, Julissa Villanueva, ordenó una «intervención inmediata» en la cárcel tras declarar una emergencia por la riña y aseguró que las autoridades «no vamos a tolerar actos vandálicos ni tampoco irregularidades».

Villanueva dijo a periodistas que la reyerta es «producto de las acciones del crimen organizado» en respuesta a la intervención anunciada por las autoridades en las cárceles de Ilama, en Santa Bárbara, en el occidente del país, y de La Ceiba, en el Caribe.

En Cefas se ha «reactivado el vandalismo y mujeres, con armas y pasamontañas, generaron quemas», pero el fuego ya fue controlado por el Cuerpo de Bomberos de Honduras, señaló Villanueva, que ha sido designada por la presidenta hondureña, Xiomara Castro, para liderar una intervención de las cárceles del país.

Las autoridades hondureñas anunciaron el pasado 18 de abril un conjunto de medidas para poner orden en las cárceles del país que implican el bloqueo de llamadas de celulares, un desarme real de los presos y la clasificación de los reos por peligrosidad.

Desde abril, una decena de tiroteos o enfrentamientos se han registrado en las cárceles de Honduras, donde impera la sobrepoblación y el hacinamiento, la falta de instalaciones físicas adecuadas y seguras para el alojamiento de los reclusos, y las condiciones de higiene y salubridad son deplorables.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *