Titanic: el barco maldito que sigue cobrando vidas y contenido para el cine

0

Tras la desaparición de una embarcación turística sumergible en el Atlántico, la maldición del Titanic ha vuelto a golpear. Cinco personas a bordo de la embarcación fueron «tragadas por el mar».

Desde que el Titanic se deslizó de manera fatal bajo las gélidas olas del Atlántico en abril de 1912, el buque siniestrado ha sido objeto de fascinación para millones de personas. Y el cine ha sido un medio para recrear ese triste episodio.

La tragedia, en la que perdieron la vida más de 1.500 personas al chocar con un iceberg, se produjo a pesar de que, cuando se botó, se decía que el Titanic era «insumergible».

El cine registra más de 30 películas sobre la tragedia, incluyendo «Salvada del Titanic», que se rodó en menos de dos semanas y se estrenó 29 días después del naufragio en 1912, y la más popular: «Titanic», de James Cameron, de 1997.

A última hora de la tarde del 14 de abril de 1912, el R.M.S. Titanic chocó con un iceberg y se hundió en las gélidas aguas del Atlántico Norte, matando a 1,517 de los 2,223 pasajeros y miembros de la tripulación que iban a bordo.

Para dar sentido a este trágico y aparentemente aleatorio desastre, a lo largo del siglo pasado la gente ha contado historias de señales ominosas de mala suerte que supuestamente se habían ignorado de antemano, o a urdido elaboradas teorías conspirativas para explicar la «verdadera» razón por la que se hundió.

Sin embargo, aunque la forma en que se produjo la catástrofe parecía improbable en aquel momento, el barco parece haber estado maldecido casi desde el momento en que zarpó de Southampton.

Una de las teorías de conspiración más interesante y relacionada con el cine, es en realidad sobre la película «Titanic» (1997) -y es una teoría de un fan-pero, aun así.

En Internet circula la teoría de que el personaje de Leonardo DiCaprio en Titanic y su personaje en «El Gran Gatsby» son la misma persona.

«La película es obviamente una línea temporal alternativa en la que sobrevive al hundimiento del barco y se construye una vida en América en un intento de reunirse con Rose», escribe Chris Lough en Tor.com, una web de ciencia ficción y fantasía.

«Sobrevive se construye a sí mismo como un showman que le gusta la fiesta en la Era del Jazz con la esperanza de que Rose aparezca algún día, pero acaba encontrando el amor con otra mujer, Daisy».

Como se trata de personajes ficticios en el cine, no es algo que podamos probar o refutar. Dejaremos que seas tú quien decida si Jack es realmente el Gran Gatsby.

James Cameron, director de la superproducción de Hollywood «Titanic» (1997), protagonizada por Kate Winslet y Leonardo DiCaprio, ha sido uno de los exploradores de la empresa promotora de los viajes a los restos del Titanic en el fondo del mar.

De lo sucedido con el sumergible Titán, el Hollywood moderno hará alguna historia acerca de esta tragedia y la convertirá en entretenimiento, pero resulta que siempre ha sido así.

La primera película sobre el Titanic se rodó en 1912, un mes después de su hundimiento. Y no sólo eso, sino que estaba protagonizada por una superviviente del Titanic.

Dorothy Gibson ya era una actriz popular cuando se embarcó en el malogrado buque. La joven, de 22 años, tenía un contrato con la filial estadounidense de la compañía cinematográfica francesa Éclair, por lo que, tras el desastre, no tardó en aprovechar sus recursos para co-escribir una película que sería un vehículo estelar para ella y, aprovechando el interés público por la tragedia, una sensación de marketing para Éclair.

La noche en que se hundió el Titanic, Gibson jugaba una partida nocturna de bridge con un grupo de banqueros de Nueva York. 

Gibson regresaba a su habitación sobre las 11.40, según declaró más tarde a la prensa, cuando oyó un «crujido prolongado y repugnante».

La mujer decidió investigar y se dio cuenta de que la cubierta parecía inclinada, así que corrió a buscar a su madre.

De vuelta a cubierta, se dio cuenta de que el bote salvavidas 7 estaba prácticamente vacío.

Gibson invitó a sus compañeros de puente a unirse a ella y a su madre en el bote, que acabó siendo el primer bote salvavidas lanzado desde el barco.

Llegaron sanas y salvas a tierra con una historia que contar. Y días después una película que protagonizar.

Gibson relató a Moving Picture News el hundimiento unas semanas más tarde, describiendo el suceso como una pesadilla.

«Nunca olvidaré el terrible grito que profirieron las personas que se arrojaron al mar y otras que temían por sus seres queridos», manifestó entonces.

«Salvados del Titanic» se terminó de rodar en una semana. Como la mayoría de las películas de esta época, sólo duraba diez minutos.

Se estrenó un mes después del hundimiento del barco, lo que la convierte en la película que más rápido ha contado la tragedia nacional en la historia del cine.

El argumento es una historia romántica en la que Gibson interpreta a una joven estudiante prometida a un marinero llamado Jack, que regresa a América a través del Titanic después de estudiar en el extranjero. Ya creo que habíamos escuchado acerca de esto.

La relación viene con el «Titanic», de James Cameron, quien se coronó en el cine al sumergirse en una historia que le dio 11 estatuillas de los Premios Oscar.

Jack Dawson, interpretado por Leonardo DiCaprio, y Kate Winslet (haciendo de Rose DeWitt) quedaron en la memoria de varias generaciones por esta cinta.

Dawson significó ser el portavoz de una de las escenas más recordadas de la historia y que es aplicable para todo momento de romance, gloria, felicidad o incluso fanfarronería: «Seimpre es bueno sentirse el rey del mundo».

Claro, la escena más emblemática, inolvidable, es la de Jack y Rose en la proa del barco con los brazos abiertos.

“Estoy volando Jack”, exclamaba la protagonista de la mítica escena, parodiada y recordada a lo largo de todos estos años.

En los años 50 del siglo XX se filmaron dos de las más recordadas por varias generaciones: «El hundimiento del Titanic» y «La última noche del Titanic».

“El hundimiento del Titanic” es una película estadounidense de 1953, dirigida por Jean Negulesco, protagonizada por Clifton Webb, Barbara Stanwyck, Robert Wagner, Audrey Dalton y Thelma Ritter.

De 1958, es «La última noche del Titanic”, basada en el libro «A Night to Remember», de Walter Lord, que relata la noche final en la que se hunde el Titanic.

Este film estuvo dirigido por Roy Ward Baker y fue ganador de un Globo de Oro en la categoría de mejor película extranjera.

En 1979 se estrenó “S.O.S. Titanic”, una historia contada desde la perspectiva de tres grupos de pasajeros en primera, segunda y tercera clase.

Viajando de vuelta al presente, y el Titanic, la mencionada maldición del barco ha causado cinco nuevas muertes, turistas adinerados, incluyendo al multimillonario británico Hamish Harding.

Los restos del sumergible fueron encontrados por un vehículo dirigido por control remoto (ROV) operado por el buque canadiense Horizon Arctic y luego expertos determinaron que «son consistentes con una implosión catastrófica», es decir, una rotura y hundimiento provocados por la mayor presión del exterior.

James Cameron, director de la película «Titanic» y un experimentado explorador de las profundidades del mar, dijo que fueron ignoradas muchas advertencias sobre la seguridad del sumergible turístico que implosionó cerca del famoso barco, matando a cinco personas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *